Dicen

DE MÍ

Los logros más importantes en el proceso han sido sanar nuestra relación, cambiar mi estilo de crianza e intentar conectar para mejorar y ser más sensible con mis hijos, intentar auto cuidarme, intentar más responder que reaccionar. Conectar conmigo y mi rol, empoderarse y aprender y crecer en mi rol.

De trabajar con Katherine, me gustó la sabiduría, la escucha activa, la empatía, me sentí realmente escuchada, aceptada sin prejuicios. Me dio la oportunidad de darme cuenta sin sumarle culpa a mi maternidad, es duro repetir patrones y aceptar al intentar sanar... Kathy fue realmente un gran pilar. Me sentí acogida, querida, contenida. Estoy tan agradecida. Siento realmente que existe una transformación, algo cambió en mí.

- Silvana-
Madre de Baltazar de 9 años

Nos sentimos muy cómodos al poder exteriorizar nuestras
inquietudes y percibir cómo Katherine empatizaba
completamente con nuestras dudas y procesos que
estábamos viviendo.

Katherine nos brindó mayor tranquilidad para poder seguir
acompañando emocionalmente a nuestra hija. Además, nos
ayudó no sólo a enfocarnos en aquello que creíamos
incorrecto, sino también potenciar aquellas cualidades
positivas que dábamos por sentado.

Recomendaría a Katherine porque es una profesional
empática y respetuosa, y porque finalmente acompañarse
en la crianza es algo que todas las familias debiésemos de
considerar.

- Scarlett y Pablo -
Padre de María Jesús de 4 años

Como padre sentía que necesitaba mejorar mi manera de entender y criar a mi hijo. Quería sentirme como un padre cercano y actualizado y eso me llevó a buscar ayuda. 

En el camino descubrí que la clave de todo estaba en reconocer las necesidades de mi hijo y yo poner todo de mi parte para que él se sintiera confiado y cómodo conmigo. 

Katherine me ayudó a encontrar ese canal de comunicación aprendiendo a escuchar y ser más sensible con las señales y darme cuenta la clase de padre que quiero ser.

De Katherine rescato su profesionalismo, empatía y asertividad.  La recomiendo porque supo ordenar el sinfín de expectativas que yo tenía acerca de mi parentalidad, y ella, con mucho respeto, me ayudó a priorizar lo realmente importante.

- Renato- 
Padre de Simón de 5 años